miércoles, 17 de febrero de 2016

Inclusión Social y Accesibilidad




Las personas, generalmente, se movilizan dentro de la comunidad para desempeñar ciertos roles y de esta manera ejercer su sentido de pertenencia social. Algunas veces esta comunidad a la que pertenecen, no se encuentra adaptada para la discapacidad, no es accesible, y esto dificulta el desempeño diario de roles.
Imaginemos una persona, utilizando una silla de ruedas, que debe llegar a su trabajo todos los días. Se encuentra con innumerables dificultades diariamente, ausencia de rampas para llegar a la parada de colectivo, déficit en la cantidad de colectivos adaptados para ascenso y descenso de sillas de ruedas, falta de conocimiento del chofer sobre como facilitar el ingreso y la permanencia durante el viaje, ausencia de rampas en su lugar de trabajo, ausencia de baños adaptados para ingreso de sillas, y la mirada social de rechazo hacia la diferencia y hacia quien necesita ayuda.
Imaginemos un adolescente, con discapacidad visual, que quiere concurrir a un concierto musical. Utiliza un bastón blanco, que hoy en día fácilmente puede asociarse a este tipo de discapacidad.  Llega a la parada de colectivo la cual no tiene ninguna información en Braille (lenguaje que él conoce) o sonora. Preguntando y recibiendo ayuda de las personas presentes logra ingresar al colectivo, realizar el viaje y descender, dentro del teatro nuevamente no hay ninguna descripción en Braille o sonora, ni en la boletería, ni en la identificación de cada asiento. Muchas veces no hay personal de asistencia disponible o el personal de asistencia disponible no tiene la mejor predisposición. Con mucha suerte esta persona será capaz de ir al concierto.
La inserción social implica incluir, incluir a todos, personas con y sin discapacidad. Actualmente existe desconocimiento a cerca de como facilitar ayuda e información a personas con discapacidad física en la comunidad. La accesibilidad aún no está garantizada, esto se comprueba en la ausencia de rampas, ausencia de baños adaptados, falta de personal entrenado y sobre todo falta de interés hacia la inclusión de las personas con discapacidad dentro de la comunidad.
Es imprescindible que podamos garantizar como sociedad el respeto a las personas con discapacidas y de esta manera impulsar y detectar los cambios necesarios para el logro de una mayor calidad de vida e inclusión social y comunitaria.


Lic. María del Mar Flores – Terapista Ocupacional MP 083